1897 - 2022

125º Aniversario - Trayectoria y excelencia al servicio de la profesión.

Interés general

La bartonelosis en los veterinarios, una amenaza invisible

Los veterinarios pueden contraer muchas zoonosis de sus pacientes animales, incluida la bartonelosis, en particular la fiebre por arañazo de gato causada por B. henselae, transmitida por gatos y pulgas de los felinos.
 

Un estudio publicado en 2014 encontró ADN de al menos una especie de Bartonella en el 28 % de los 114 veterinarios y técnicos veterinarios examinados. Debido a que solo se tomó una muestra de sangre de cada participante, la verdadera prevalencia podría haber sido mayor dada la naturaleza recurrente de las bacteriemias por Bartonella.

Como parte de la investigación, la especie presente en los participantes del estudio se pudo determinar para 27 sujetos. En este sentido, Bartonella henselae fue la más numerosa, encontrándose en 15 de ellos. Bartonella vinsonii estaba presente en 7 individuos, Bartonella koehlerae en 6 personas, mientras que, por último, Bartonella volans aparecía solo en uno.

Entre los sujetos positivos a Bartonella, el 70 % describió dolores de cabeza que ocurrían de forma recurrente. Además, aproximadamente el 68 % de las personas positivas a la bacteria también informaron de mayor irritabilidad, en comparación con las personas libres de la infección. 

Michael Lappin, profesor de enfermedades infecciosas de la Facultad de Veterinaria y Ciencias Biomédicas de la Universidad de Colorado, EEUU, señala que “el mayor riesgo que conllevan las pulgas y que podrían enfermarlo como veterinario o propietario es, en realidad, Bartonella. Pensamos en ello como fiebre por arañazo de gato, pero realmente la bacteria llega a las garras del felino por la suciedad o excrementos de las pulgas”.

 

SIN PARÁSITOS, NO HAY RIESGO DE INFECCIÓN

Lappin, quien también preside el Comité de One Health de la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA), comenta que “se sabe que las especies de Bartonella (particularmente Bartonella henselae), son la causa de la enfermedad por arañazo de gato, peliosis hepática, angiomatosis bacilar, endocarditis bacteriana y una serie síndromes inflamatorios humanos como la poliartritis”.

En este sentido, dado que las bacterias están presentes en las cavidades, en la piel y en las garras de gatos con infestaciones por Ctenocephalides felislos trabajadores de centros veterinarios pueden tener un mayor riesgo de desarrollar síndromes asociados a la bacteria Bartonella por la exposición a gatos o pulgas infectadas

Por lo tanto, los expertos instan a extremar las precauciones y llevar a cabo un adecuado plan de desparasitación, ya que “una mascota sana sin parásitos es un peligro mínimo para la salud humana".

Actualmente, según indican, ningún medicamento puede eliminar de manera consistente el estado de portador de la especie Bartonella de los gatos sanos y los antibióticos como la azitromicina pueden seleccionar rápidamente cepas resistentes. En algunas circunstancias, “el veterinario y el médico pueden optar por realizar pruebas en gatos en contacto con personas inmunodeprimidas o con manifestaciones clínicas de bartonelosis".

 

UNA ENFERMEDAD INFRADIAGNOSTICADA

Por su parte, Ed Breitschwerdt, profesor en la Facultad Veterinaria de la Universidad de Carolina del Norte, EEUU, dedica gran parte de su investigación a las especies de Bartonella y la bartonelosis en animales y humanos.

El experto cuenta que “entre los tipos de bartonelosis en humanos, tanto los veterinarios como los no veterinarios desarrollan con mayor frecuencia la enfermedad por arañazo de gato, que definitivamente se asocia solo con B. henselae”.

También se ha informado la transmisión de Bartonella por mordedura de perro en humanos, pero el profesor indica que los perros no mantienen un alto nivel de bacteriemia como lo hacen los gatos. Además, los veterinarios también se han infectado con la bacteria a través de pinchazos de agujas.

Por desgracia, el microorganismo Bartonella es extremadamente difícil de cultivar mediante técnicas tradicionales para la realización de pruebas. No obstante, el equipo del Dr. Breitschwerdt probó un medio de crecimiento a base de insectos, que funcionó, para su asombro. La prueba se validó en perros y luego el equipo comenzó a utilizar la técnica para evaluar a los veterinarios. “Los veterinarios son los canarios en la mina de carbón mediante los cuales los médicos finalmente comprenderán la bartonelosis humana, afirma el especialista.

 

PREVENIR, MÁS IMPORTANTE QUE TRATAR

En términos de prevención, los veterinarios deben darse cuenta de que Bartonella puede infectar a casi todas las células, por lo que los trabajadores podrían infectarse si se cortan mientras realizan una cirugía o si se exponen a derrames patológicos u otros fluidos corporales.

Evitar las mordeduras y los rasguños es un método reconocido para prevenir la infección por Bartonella, pero no siempre es posible. Breitschwerdt aconseja a los veterinarios que “desinfecten cualquier mordisco o rasguño de inmediato y, preferiblementeanoten en un registro médico personal que ha ocurrido el mordisco o arañazo para que no se olviden de ello si desarrollan síntomas más adelante”.

En este sentido, Hilary Lucero, veterinaria de pequeños animales que ha sufrido infecciones por Bartonella y Babesia, comenta que “prevenir estas infecciones es una mejor opción que intentar tratarlas. Es necesario un enfoque de One Health basado en la prevención de pulgas y garrapatas para los animales y búsqueda de atención cuando se produzca la exposición”.

Bartonella y Babesia pueden ser “un problema mucho mayor en personas sanas de lo que se pensaba originalmentey se necesitan más investigaciones. Al igual que el SARS-CoV-2, todavía estamos en el proceso de resolverlo todo", añade la veterinaria.

Los expertos animan a los veterinarios que “estén al tanto de las enfermedades zoonóticas ocultas y emergentes que pueden contraer dentro y fuera del trabajo, junto con las zoonosis más obvias pero que a menudo se pasan por alto”. 

Fuente: DiarioVeterinario.com

Brucelosis Canina, una zoonosis que amenaza la Salud Humana

La Start Up Argentina Chemtest junto a la Universidad de San Martin desarrolló un método rápido, original y seguro para el diagnóstico de la Brucelosis en perros.

Hace tiempo se sabe que los perros tienen, como otros animales, su propia Brucella que como en todas las especies puede ser transmitida al ser humano.

A toda enfermedad que se transmite de animales a personas se la denomina Zoonosis.

¿Qué es la brucelosis?

La brucelosis o fiebre ondulante es una enfermedad de los animales contagiosa al ser humano a través, por ejemplo de la ingesta de leche cruda de animales enfermos.

Esta enfermedad reproductiva afecta a cabras, vacas, cerdos y perros, entre otros, con una ola de abortos que disminuye significativamente su tasa reproductiva además de quitar de la producción a los animales afectados.

La Brucella canis se libera en orina y secreciones del animal y estas son las que pueden causar la infección del humano a través de las mucosas o por generación de aerosoles.

¿Cómo afecta a los perros esta bacteria?

Lo que es más crítico aun ¿cómo se puede contagiar el ser humano?

La brucelosis canina, es provocada por una bacteria propia del perro del mismo género que la que causa la enfermedad en los animales de producción: la Brucella Canis.

Esta enfermedad produce importantes fallas reproductivas, especialmente en criaderos de perros, a través de  abortos, muertes fetales y afecciones en el aparato reproductor.

Entre los animales, la brucelosis se transmite por vía oral, nasal, conjuntival o sexual.

Es decir, si un perro interactúa con cualquier fluido corporal de otro perro infectado se podrá contagiar de brucelosis.

Del mismo modo, las personas pueden contagiarse si entran en contacto directo con las secreciones de un perro infectado. Por este motivo la brucelosis canina es considerada en la actualidad como una zoonosis urbana emergente en todo el mundo.

Los principales síntomas que produce la brucelosis canina son:

    • Abortos espontáneos en estados de gestación avanzados.
    • Si los cachorros llegan a término, podrían nacer enfermos o muy débiles, no pudiendo sobrevivir.
    • En el caso de los machos se puede presentar inflamación de los testículos, atrofia testicular, inflamación de la próstata e infertilidad.
    • Además, de artritis, inflamación de los discos intervertebrales que pueden ser el origen de rengueras, incluso problemas oculares, letargia, Inflamación de los ganglios linfáticos y fiebre.

La mortalidad es muy rara, a excepción de los neonatos o perros que tienen el sistema inmune deprimido.

El tratamiento antibiótico es lo recomendado para curar la brucelosis canina, además de la castración que está absolutamente indicada y es, sin duda, el ideal para la prevención de esta enfermedad.

Históricamente se podía arribar a un diagnóstico certero, donde era necesario tomar muestras de los ganglios linfáticos, el útero, la médula ósea o, la próstata de manera incordiosa e invasiva hacia el animal y dilatoria hacia la rapidez del resultado.

Incluso en algunos métodos sanguíneos de diagnóstico, la tardanza en la obtención de conclusiones a causas de la imprecisión, era un tropiezo para el diagnóstico y control de la enfermedad.

 

Los nuevos diagnósticos de brucella

La start up Argentina Chemtest, junto a la Universidad Nacional de San Martín, ha desarrollado un método accesible a cualquier profesional veterinario que en tan solo minutos solo con unas gotas de sangre, logra la más alta efectividad diagnóstica de la enfermedad.

El método de detección desarrollado por Chemtest recibió el premio innovar en el años 2019, justo antes de la pandemia, el mismo método fue muy útil en plena pandemia en la detección del Covid-19.

El ensayo consiste en una tira reactiva y utiliza la misma tecnología que el test de embarazo rápido. El test detecta, en sangre, la presencia de anticuerpos contra Brucella canis utilizando una tira reactiva de revelado rápido (menos de 10 minutos) a partir de un volumen de muestra mínimo, que se obtiene de manera no invasiva. La lectura de los resultados es extremadamente simple: la aparición de dos bandas indica que un animal es positivo mientras que una sola banda significa negativo.

En un avance muy importante para la ciencia argentina esta herramienta está al alcance de cualquier veterinario clínico, sin necesidad de instrumental caro, complejo u oneroso, lo que facilita el control y tratamiento.

La  brucelosis canina puede tener graves consecuencias para nuestros perros, además del contagio al ser humano con severas implicancias. Por estos motivos, el diagnóstico precoz y rápido, hoy accesible para cualquier veterinario a partir del método original producido por Chemtest, en conjunto con la castración preventiva, resulta una conducta indispensable para evitar las consecuencias de un fantasma poco conocido pero existente en nuestra sociedad.

Un estudio reciente realizado por la Universidad Nacional de San Martín en conjunto con el programa Protetencia del Ministerio de Salud de la Nación, determinó una prevalencia del 5% de la enfermedad en perros hogareños. Este estudio, realizado sobre más de 1000 animales del conurbano bonaerense, resalta la importancia de diagnosticar e identificar a los perros infectados, para proceder con su tratamiento y evitar la transmisión no solo a otros perros sino como potencial foco de infección de humanos.

Teniendo en cuenta lo dicho y debido a la alta prevalencia de la infección, es muy importante que todos los refugios puedan determinar la presencia de la enfermedad en animales recogidos de la calle y entregados en adopción.

En reproducción canina, a pesar de que la incidencia ha bajado en los últimos años por la generalización de la práctica de inseminación artificial, poniendo el foco en la práctica de lamer la bulba antes de la extracción del semen, es importante destacar que la bacteria se elimina por secreciones vaginales, siendo un riego de transmisión. Es fundamental contar con un método rápido y que en minutos nos indica si estamos frente a un posible contagio.

El SENASA no tiene en la actualidad ninguna política activa para el monitoreo o control de la enfermedad en perros. Sería ideal que exista una ya que probablemente contribuiría en la disminución de la incidencia de esta importante zoonosis urbana.

Fuente: www.kennelclubargentino.org.ar

Cursos & Eventos

No event in the calendar
July 2018
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Curiosidades

Los 10 principales avances médicos de la Edad Media

Todavía la percepción que el ciudadano medio tiene sobre la Edad Media es la de que fueron tiempos oscuros, con multitud de calamidades, poblaciones analfabetas y un retroceso sustancial en cuanto a los avances médicos que la Antigüedad había aportado. Todo ello no son más que apriorismos que colocan en un puesto de inferioridad a los tiempos medievales respecto a otros momentos de la Historia. Sin embargo, un análisis detallado nos revela que en el Medievo surgieron muchos de los logros de la Medicina que todavía hoy están vigentes. Aquí están los 10 principales avances médicos de la Edad Media.

1. Hospitales
En el siglo IV de nuestra era el concepto de hospital, es decir, un lugar donde los pacientes podrían ser tratados por los médicos con equipamiento especializado, estaba en su embrión en algunos lugares del Imperio Romano.

Más tarde, en Occidente, los monasterios fueron los centros donde surgieron los primeros hospitales para dar servicio a los viajeros, transeúntes y pobres. Mientras, en Oriente, en el mundo árabe, los hospitales surgieron en el siglo VIII.

Leer más...

También le puede interesar...

La infección por COVID-19 en los animales

Editorial de la Asociación Argentina de Zoonosis (AAZ) – actualizado al 19 de mayo de 2020.

[ Click para ver PDF ]

SIN VETERINARIOS NO HAY UNA SALUD

Conferencia completa brindada por el M.V. Fidel Baschetto, Capítulo Fauna Silvestre SOMEVE, Profesor Adjunto de Fauna Silvestre UN Villa MaríaJefe de Departamento de la Universidad Libre del Ambiente (Municipalidad de Córdoba). Organizada por: Sociedad de Medicina Veterinaria