1897 - 2023

126º Aniversario - Trayectoria y excelencia al servicio de la profesión.

"Porfín" es el nombre del perro protector que acompaña a Rolando “Rolo” Araya (42), a Eli Mercado (31) y a su piño de cabras todos los días en el puesto Los Arroyos, ubicado en Coihueco Norte y a 65 kilómetros de la ciudad de Malargüe. La denominación de “perro protector” no tiene que ver solamente con una descripción simbólica de sus funciones, sino que es uno de los perros que han sido preparados y criados para tal fin, ya que se trata de aquellos canes que -con menos de 5 meses- son incorporados a los rebaños del ganado caprino para que se integren como parte de él y, de esta manera, mantengan alejados a otros grandes predadores de chivos y cabras (como pumas y zorros).

Esta función, para la que han sido y son especialmente criados estos perros -como parte de una de las herramientas con que se intenta lograr la convivencia entre los productores ganaderos y los predadores- se ha convertido en fundamental en la supervivencia de los chivos. Tanto que el mismo Porfín fue un actor fundamental para que cerca de 30 cabras que se encontraban a campo abierto sobrevivieran en medio de un temporal de viento y nieve, resguardados en la cueva al filo de una barda y durante 10 días en los que estuvieron solos hasta que pudieron ser rescatados por sus dueños.

“El temporal sorprendió a las cabras en el campo y nunca pudieron regresar al puesto, pero el perro protector se quedó con ellas todo el tiempo. Nosotros tratamos de hacer el camino durante varios días para buscarlas, pero teníamos que llegar hasta un determinado lugar y volver ya que era imposible seguir de la cantidad de nieve. Hasta que llegamos a una barda y ahí vimos que estaba el Porfín, que había salido a buscarnos y, a la vez, nos hizo que lo siguiéramos para rescatar a las cabras en la cueva”, cuenta Eli Mercado, quien vive en el puesto Los Arroyos con Rolo Araya, aunque -como trabaja en la Municipalidad de Malargüe- pasa algunos días “abajo” de la cordillera.

Cuando ingresaron al improvisado refugio, encontraron a unas 30 cabras con vida, aunque había otras 40 que no habían soportado las bajas temperaturas y habían fallecido (así como también algunos de sus fetos)

“No sabemos cómo se mantuvo con vida el perro, pero para nosotros fue una desgracia con suerte. Porque, por un lado, perdimos a muchos animales. Pero, por otro lado, pudimos mantener al perro y a algunas cabras. Y desde el primer momento supimos que, si quedaban algunas cabras con vida, el Porfín iba a estar con ellas”, cuenta Eli.

Porfín es el nombre del perro protector que acompaña a Rolando “Rolo” Araya (42), a Eli Mercado (31) y a su piño de cabras todos los días en el puesto Los Arroyos, ubicado en Coihueco Norte y a 65 kilómetros de la ciudad de Malargüe. La denominación de “perro protector” no tiene que ver solamente con una descripción simbólica de sus funciones, sino que es uno de los perros que han sido preparados y criados para tal fin, ya que se trata de aquellos canes que -con menos de 5 meses- son incorporados a los rebaños del ganado caprino para que se integren como parte de él y, de esta manera, mantengan alejados a otros grandes predadores de chivos y cabras (como pumas y zorros).

Esta función, para la que han sido y son especialmente criados estos perros -como parte de una de las herramientas con que se intenta lograr la convivencia entre los productores ganaderos y los predadores- se ha convertido en fundamental en la supervivencia de los chivos. Tanto que el mismo Porfín fue un actor fundamental para que cerca de 30 cabras que se encontraban a campo abierto sobrevivieran en medio de un temporal de viento y nieve, resguardados en la cueva al filo de una barda y durante 10 días en los que estuvieron solos hasta que pudieron ser rescatados por sus dueños.

Un perro mantuvo vivas a 30 cabras en medio de la cordillera y durante 10 días de temporal de nieve. Foto: Gentileza
Un perro mantuvo vivas a 30 cabras en medio de la cordillera y durante 10 días de temporal de nieve. Foto: Gentileza
“El temporal sorprendió a las cabras en el campo y nunca pudieron regresar al puesto, pero el perro protector se quedó con ellas todo el tiempo. Nosotros tratamos de hacer el camino durante varios días para buscarlas, pero teníamos que llegar hasta un determinado lugar y volver ya que era imposible seguir de la cantidad de nieve. Hasta que llegamos a una barda y ahí vimos que estaba el Porfín, que había salido a buscarnos y, a la vez, nos hizo que lo siguiéramos para rescatar a las cabras en la cueva”, cuenta Eli Mercado, quien vive en el puesto Los Arroyos con Rolo Araya, aunque -como trabaja en la Municipalidad de Malargüe- pasa algunos días “abajo” de la cordillera.

Cuando ingresaron al improvisado refugio, encontraron a unas 30 cabras con vida, aunque había otras 40 que no habían soportado las bajas temperaturas y habían fallecido (así como también algunos de sus fetos)

“No sabemos cómo se mantuvo con vida el perro, pero para nosotros fue una desgracia con suerte. Porque, por un lado, perdimos a muchos animales. Pero, por otro lado, pudimos mantener al perro y a algunas cabras. Y desde el primer momento supimos que, si quedaban algunas cabras con vida, el Porfín iba a estar con ellas”, cuenta Eli.

Play Video
Ella y su esposo perdieron más de la mitad del “piño” (así se llama al grupo de cabras y otros animales) con el temporal de fines de agosto. De los 400 que tenían como parte de su producción ganadera, más de 200 -contando adultos y crías- fallecieron como consecuencia de las nevadas. Y de esas, cerca de 40 no lograron salir de la cueva donde estaban refugiadas junto al perro protector Porfín.

“Cuando el perro nos vio, nos pidió que lo siguiéramos. Y así pudimos llegar al lugar donde estaban refugiados y pudimos salvar a unas 30 cabras que estaban al resguardo. Pero hubo otras que no habían sobrevivido, por lo que tuvieron que quedarse ahí. Y cuando nos íbamos con las que se habían salvado, el Porfín se volvía a la cueva para buscar a las demás o quedarse con ellas. Tuvimos que hacerlo volver nosotros varias veces”, recuerda Eli.

PORFÍN, EL PERRO PROTECTOR
Si bien el puesto Los Arroyos se sitúa a unos 65 kilómetros de la ciudad de Malargüe, el lugar donde el duro temporal de viento y nieve sorprendió a las cabras pastando se sitúa 20 kilómetros más hacia el lado de la cordillera del lugar donde viven los Araya Mercado. Allí se crió Rolo, ya que antes vivieron sus padres en el lugar.

La actividad caprina es el principal sostén de la familia, y dada la cantidad de animales que tienen, las cabras (o chivos) suelen salir a pastar campo abierto, para regresar luego. Es aquí, entre otras cosas, donde entran en juego los perros protectores y su finalidad.

Sin embargo, entre el 21 y el 22 de agosto, y cuando el piño de los puesteros se encontraba pastando lejos de su corral, la inclemencias climáticas azotaron a esa zona de la Cordillera de los Andes como nunca antes en más de medio siglo. Los Araya Mercado, al igual que cientos de familias de puesteros, sufrieron pérdidas por demás considerables en su producción, ya que muchos animales quedaron varados en la nieve y fallecieron.

El grupo de cabras que se encontraba cordillera arriba junto al perro protector Porfín incluía a más de 70 ejemplares. Y todos fueron sorprendidos cuando se disponían a regresar -habían ido solos, el perro y las cabras-.

“La verdad es que no teníamos mucha esperanza, porque estaba realmente difícil el temporal. Si bien había pronóstico, nunca nadie esperó un temporal de esas características, por lo que muchos animales se desparramaron”, rememora Eli.

De hecho, a más de un mes del temporal más intenso, aún quedan algunos manchones de nieve en algunas zonas donde siguen sin crecer las pasturas y algunos animales continúan muriendo.

El 1 de septiembre, cuando el tiempo dio una tregua, Rolo, Eli y el hijo de ambos, Cristian, decidieron salir a buscar a sus animales (a los que hubieran logrado sobrevivir). Entre ellos, estaba el grupo de unos 70 que habían salido con el perro Porfín, y que no habían alcanzado a llegar al corral antes de que se registrara el momento más duro e intenso de las nevadas y el viento.

“El camino tuvimos que hacerlo en varios días, porque había lugares por donde no podíamos caminar. Era caminar al filo, por el hielo y pisando sobre nieve sin saber qué había abajo. Hasta que llegamos a la zona de la barda y vimos que nos había ido a buscar el perro y nos avisaba -a su manera- que estaba con las cabras. Ver eso fue llorar en todo sentido, por la tristeza de las cabras muertas, pero de la emoción de haber encontrado vivo al Porfín”, rememora Eli.

El can estaba mojado, flaco y cansado, pero ello no impidió que se pusiera adelante de las personas para marcar el camino hasta llegar a la cueva donde estaban las cabras que él mismo se había encargado de mantener unidas y protegidas.

[ Leer nota completa aquí ]

Fuente: LosAndes.com.ar

Cursos & Eventos

No event in the calendar
February 2024
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29

Curiosidades

Los 10 principales avances médicos de la Edad Media

Todavía la percepción que el ciudadano medio tiene sobre la Edad Media es la de que fueron tiempos oscuros, con multitud de calamidades, poblaciones analfabetas y un retroceso sustancial en cuanto a los avances médicos que la Antigüedad había aportado. Todo ello no son más que apriorismos que colocan en un puesto de inferioridad a los tiempos medievales respecto a otros momentos de la Historia. Sin embargo, un análisis detallado nos revela que en el Medievo surgieron muchos de los logros de la Medicina que todavía hoy están vigentes. Aquí están los 10 principales avances médicos de la Edad Media.

1. Hospitales
En el siglo IV de nuestra era el concepto de hospital, es decir, un lugar donde los pacientes podrían ser tratados por los médicos con equipamiento especializado, estaba en su embrión en algunos lugares del Imperio Romano.

Más tarde, en Occidente, los monasterios fueron los centros donde surgieron los primeros hospitales para dar servicio a los viajeros, transeúntes y pobres. Mientras, en Oriente, en el mundo árabe, los hospitales surgieron en el siglo VIII.

Leer más...

También le puede interesar...

La infección por COVID-19 en los animales

Editorial de la Asociación Argentina de Zoonosis (AAZ) – actualizado al 19 de mayo de 2020.

[ Click para ver PDF ]

SIN VETERINARIOS NO HAY UNA SALUD

Conferencia completa brindada por el M.V. Fidel Baschetto, Capítulo Fauna Silvestre SOMEVE, Profesor Adjunto de Fauna Silvestre UN Villa MaríaJefe de Departamento de la Universidad Libre del Ambiente (Municipalidad de Córdoba). Organizada por: Sociedad de Medicina Veterinaria