1897 - 2021

123º Aniversario - Trayectoria y excelencia al servicio de la profesión.

Interés general

Ovinos: lana y carne con mucha historia y fuerte arraigo federal

A fines del siglo XIX eran la principal actividad agropecuaria argentina, hoy piden la renovación de una ley que les permite dar empleo en cada rincón del país.

Durante el siglo XIX, con el impulso fundamental de inmigrantes escoceses e irlandeses y la incorporación de genética británica, el rodeo ovino argentino experimentó un crecimiento explosivo pasando de 2 millones a 78 millones de cabezas, multiplicando a su vez los rendimientos de lana y de carne por animal, y para comienzos del siglo XX la producción ovina ya se había transformado en la principal actividad agropecuaria argentina, superando incluso a la ganadería bovina en volumen de exportaciones.

Desde aquellos tiempos de esplendor la situación cambió drásticamente por diversos motivos de origen local y global, el rodeo nacional cayó a 14 millones de cabezas en la actualidad, pero a su modo la actividad siguió evolucionando y logró consolidarse como una de las más federales del país. Hoy se calcula que hay aproximadamente 100.000 productores ovinos distribuidos a lo largo y ancho del territorio nacional, desde Tierra del Fuego hasta Jujuy, y en cada región la actividad tiene sus particularidades.

“En el NOA los ovinos están vinculados con las producciones familiares y artesanales, muy ligados con la producción de caprinos y camélidos. En el Litoral también la actividad tiene mucho arraigo, no hay campo que no tenga unas cuantas cabezas disfrutando pasturas nutritivas, al igual que en otras zonas con gran potencial como actividad complementaria, como Córdoba y el norte de Buenos Aires”, describe en diálogo con Clarín Rural Marcos Williams, productor ovino de la provincia de Santa Cruz, directivo de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y coordinador de la Mesa Ovina Nacional, quien por estos días hace fuerza para que se actualice la Ley 25.422, mejor conocida como la Ley Ovina. Luego agrega: “La oveja genera trabajo, donde hay una oveja hay un ovejero, hay arraigo”.

Con él coincide Ana Borracchia, productora y veterinaria dedicada principalmente a los ovinos. Borracchia cría ovejas como actividad complementaria en la localidad de Exaltación de la Cruz, en el norte de Buenos Aires, y además es asesora de Cambio Rural de grupos ovinos. “La mayoría de las explotaciones son mixtas pero en casi todos el rodeo ovino está creciendo de forma constante. En Buenos Aires producimos en ambientes muy distintos a los de Patagonia, pero también hay dificultades. Se hace sobre pasturas y también sobre campo natural, para lo cual hay que recuperar campos que vienen de la agricultura”, explica, y describe a esta producción como una actividad “versátil”. “Hay productores que en 50 hectáreas aprovechan la superficie con ovinos de forma intensiva, también hay otros con 300 u 800 hectáreas. Por eso tiene mucha importancia el manejo. Con buenas pasturas, corrales de encierre, buenos eléctricos y personal se puede aumentar la carga. Si bien en la región apuntamos claramente a la carne, estamos buscándole a la lana una alternativa. Creamos el acopio virtual de zona norte y estamos logrando mejoras de calidad y de precios”, dice.

Las ovejas, un emblema patagónico
Más allá de su amplia penetración geográfica, los ovinos tienen en la Patagonia su gran bastión, allí constituyen la principal actividad agropecuaria. ”En muchas zonas de la Patagonia la ganadería ovina es la única opción, se hace lo que llamamos un monocultivo ovino”, explica Williams, y detalla que en Santa Cruz las explotaciones típicas rondan entre las 25.000 y 30.000 hectáreas y 4.000 cabezas.

Allí, por estos días está iniciando el ciclo productivo con la época de servicios. La tecnología de mejoramiento genético y reproducción está a la orden del día, se hace transferencia embrionaria, inseminación artificial… Corriedale y Merino, en sus distintos biotipos, son las principales razas, pero hay muchas otras que están creciendo por sus capacidades de adaptación a diversas condiciones climáticas y sus aptitudes para cada propósito, la producción de carne o de lana.

La gestación durará cinco meses. Entre agosto y septiembre se realizará la esquila preparto, que suele ser muy provechosa en rendimientos de lana (se obtienen entre 4,5 y 5 kilos por oveja) y además brinda mayor facilidad de parto. Las ovejas que no sean esquiladas en esa instancia recibirán una esquila posparto en diciembre o enero.

“En Argentina se producen actualmente 47.000 toneladas de lana sucia por año, y el 70 por ciento se exporta con valor agregado”, detalla Williams, y explica que el procesamiento de la lana consiste en su lavado, peinado y empacado en los llamados “tops”, algo que se realiza principalmente en el polo textil lanero de Trelew. La finura es lo que determina el valor. Los precios internacionales los fija el mercado australiano y son muy volátiles. Hoy se pagan 3,5 dólares por kilo de lana fina -que representa aproximadamente el 60 por ciento de la producción argentina- y entre 1,5 y 2 dólares por kilo de lana media.

En febrero, cuando los corderos nuevos ya ronden los 90 días de vida, se hará la “señalada”, que consiste en elegir a los corderos que irán a faena, seleccionar hembras para reposición de vientres y decidir si se deja una parte en recría para luego vender como borregos. Lo habitual es mandar a faena corderos de 20 kilos que rinden entre 9 y 11 kilos al gancho. El cordero patagónico tiene su nombre bien ganado en el mundo. La Patagonia cuenta con un polo carnicero ovino en Río Gallegos, donde están los cuatro principales frigoríficos de exportación.

Cada oveja tiene aproximadamente cinco pariciones en su vida y el principal alimento, tal como sucedía en el siglo XIX, son las pasturas naturales. Pero ahora se impulsa cada vez más la complementación con alimentos balanceados, sobre todo en la última parte de la gestación, para cuidar la condición corporal de las madres y los corderos en el momento más áspero del año. Es solo una parte del mejoramiento tecnológico que hace posible la existencia de la Ley Ovina, cuya continuidad está en riesgo.

[ Leer nota completa aquí ]

Fuente: Lucas Villamil  - Clarín.com

Los feedlots en una encrucijada: los números no cierran y el futuro es incierto

Los engordadores advierten que el negocio está “muy distorsionado” y que la reposición es imposible por el precio de la invernada. Además preocupa el impacto de una nueva devaluación en los costos.

Siempre, pero más en pandemia (aislamiento social mediante), el ritmo de los negocios lo marcan las góndolas, el comportamiento y las elecciones de los consumidores en un contexto atípico donde todo se calcula más y se cuida el bolsillo. En este contexto, poniendo la lupa en el consumo de carne vacuna, y dentro de la cadena analizando cómo están los engordes a corral, la foto no es buena (diríamos, más bien, es mala): precio de los terneros en alza (por algunos que retienen y otros que los usan como refugio económico) y novillos en baja o con un techo (por un consumo a ritmo de cuarentena), hacen lo suyo.

El número del maíz (principal insumo-alimento) no es malo, pero ha subido los últimos días. Y hay temor por una posible devaluación que impactaría en los costos. La foto es mala, la película es una de suspenso que podría ser de terror.

Como resumen de lo que va de 2020, el titular de la Cámara Argentina de Engordadores de Hacienda Vacuna, Juan Carlos Eiras, relató a Clarín Rural que el ingreso de animales en los corrales durante marzo y abril se mostró con un nivel preocupante, más ralentizado por la pandemia y la cuarentena, pero en mayo se registró un repunte importante y mostró un crecimiento de 6% en el nivel de ocupación, del 64% al 70% en un mes. “Es casi el doble de lo habitual y compensó lo lento de marzo-abril”, aseguró.

Como concepto general, Eiras apuntó: “Hoy tenemos una buena ocupación, pero que no responde a un gran negocio”. Así, la cantidad encerrada total en junio 2020 es similar a junio 2019. “Esto nos pone en mejor situación, en un contexto en el que el consumo de carne vacuna había caído al comienzo de la cuarentena, pero ahora pasó de 50 a 53-54 kilos por habitante año”, destacó Eiras.

En materia de exportación terminó la ventana para la Cuota 481. “Ahora vemos con buenos ojos en junio la demanda de un mercado de Europa que esta empezando a moverse de nuevo, con valores que hasta hace unas semanas rondaban los 7500-8000 dólares/tonelada Hilton y ahora se habla de 10.000 dólares”.

Costos en los corrales

Cuando se mete el “morro” en los corrales, este repunte en las góndolas (al menos en el consumo) no se nota tanto porque hay algunas distorsiones. Preocupan otras cosas. La principal, el precio de la invernada, la reposición está imposible.

“El negocio tuvo un montón de perturbaciones porque veníamos con mucho ímpetu para hacer novillo pesado, Cuota 481, y todo bien hasta la pandemia, cuando se derrumbó todo, abril-mayo la cosa anduvo bien, el número que mejor daba era el novillo liviano porque la invernada estaba a precio lógico, el maíz estaba bajo”, contó a Clarín Rural Alessandro Radici, que maneja Ser Beef, una empresa de su familia, de capitales italianos que desde 1997 está instalada en San Luis, inicialmente en el rubro textil, después en la producción de granos, luego feedlot (45.000 cabezas, 95% prestan servicios, no propias) y también alfalfa.

[ Leer nota completa aquí ]

Fuente: Juan I. Martínez Dodda - Clarín.com

 

La colocación de microchip en una mascota ya es una realidad en la provincia de San Juan y pronto, podría ser una realidad para todo el país

Después de experiencias exitosas, la colocación de un chip en una mascota es considerada el método más eficaz para la identificación. Gobiernos de todo el mundo, han decretado leyes para hacer obligatorio su uso.

MICROCHIP PARA PERROS - Precio y Para Qué Sirve

Los microchip o chip, como se le conoce coloquialmente, no es otra cosa más que un diminuto dispositivo mediante el cual, es posible localizar a nuestro querido perro o gato extraviados entre otros beneficios que puede lograr con sus uso.

En nuestro país, ya existen legislaciones como la cámara de San Juan donde se aprobaron leyes para la tenencia responsable de Perros Potencialmente Peligrosos.

Estas leyes tratan de regular varios aspectos a la hora de tener un perro de raza compleja de domesticar, como las razas pitbull, rotweiller entre otras.

Entre las medidas de tenencia responsable también se exige la norma de que todos los animales deben tener colocado un microchip que contiene toda la información que lo describe

Claro que esta metodología de identificación, no está destinada solo para animales medianamente conflictivos o considerados peligrosos, sino que también se transforma en un instrumento más que importante a la hora de identificar a los animales de compañía y en tal caso, se convierte en la mejor opción para luchar contra el abandono y el regreso a casa de un animales perdidos.

Como Utilizar Microchips en Mascotas - Perros - Gatos - TvAgro por Juan Gonzalo Angel - YouTube

El microchip

No es más que un dispositivo electrónico, que se implanta en el interior de la piel de nuestra mascota. En su interior, contiene la suficiente información que sirve para identificar al animal, asociado los datos de contacto de su familia: dirección, teléfonos y nombres Etc.

Es un dispositivo imperceptible para el animal, no le causa ningún dolor ni tampoco puede desarrollar posibles alergias ni otros efectos secundarios.

El microchip entonces, servirá como una identificación legal de que el animal es parte de una familia que a su vez es responsable de su crianza, salud y bienestar, así como de cualquier perjuicio que pudiera causar. En conclusión, el microchip implantado, está asociado a los datos de contacto de la persona responsable de su cuidado.

Algo importante para tener en cuenta: el chip, no puede reemplazarse y los datos tampoco pueden falsificarse y así, también se puede evitar el robo de un animal.

[ Leer nota completa aquí ]

Fuente: Kietaibl Gustavo - lamuynegra.com

 

Mara, en libertad

El traslado fue en plena pandemia; la convivencia con otras elefantas asiáticas, y cuáles son los animales que serán pronto sus compañeros.

Hace un año, mientras millones de personas permanecían encerradas en sus casas para protegerse de la pandemia, la elefanta Mara dejaba atrás su vida de encierro para emprender el camino a la libertad. El sábado 9 de mayo de 2020, salía del Palacio de los Elefantes en el Ecoparque de Buenos Aires, mientras sus cuidadores la despedían entre lágrimas. Después de 109 horas y 2.700 km de ruta, Mara iniciaba su nueva vida en el Santuario de Elefantes de Brasil (SEB), en plena Chapada dos Guimarães, en el estado de Mato Grosso.

¿Cómo está la elefanta a un año de aquel viaje extraordinario? Scott Blais, uno de los mayores expertos en elefantes del mundo y creador, junto con su esposa Kat Blais, del Santuario de Brasil, cuenta cómo fue la adaptación: “Mara se adaptó a su nueva vida en el santuario con facilidad. Por primera vez vive en un mundo en el que puede ser quien es, instintivamente, como un elefante. A los pocos días de su llegada, ya exploraba el hábitat y construía amistades que se hacen más fuertes cada día. Mucha gente se sorprende por la facilidad con la que se adaptan los elefantes después de haber estado en zoológicos o circos. Pero la adaptación más difícil fue cuando la tomaron en cautiverio, sobrevivir al confinamiento desde joven, sin otros elefantes. La vida en un santuario tiene menos que ver con la adaptación y más con la asimilación a lo que es y siempre ha sido su verdadera naturaleza”. Eso no significa, sin embargo, que pueda recuperarse rápidamente del trauma producido por décadas de cautiverio.

Scott considera que, a un año de su traslado, Mara es “una nueva elefanta”. Más allá del contacto con la naturaleza, uno de los cambios más importantes es la relación con otras elefantas asiáticas como Rana, su primera amiga, y Bambi, que se incorporó después. “Mara y sus amigas –continúa Scott– son más discretas durante el día, suelen tomar siestas a la sombra o de pie junto al estanque. Por la noche, comienzan una nueva vida. Todos los elefantes exploran y pastan en las frescas temperaturas nocturnas, íntimamente conectados con el mundo que los rodea. Con frecuencia, sus retumbos y trompetas se pueden escuchar haciendo eco a través de los valles mientras celebran su vida juntos o simplemente para comunicarse con sus amigos”.

En cuanto a su estado de salud, como muchos elefantes que han pasado décadas en cautiverio, Mara llegó con problemas en sus patas y un compromiso gastrointestinal que afortunadamente está superando, gracias a su nuevo estilo de vida y a los cuidados que le otorgan los veterinarios del santuario.

[ Leer Nota completa aquí ]

Fuente: Silvina Quintans - Lanación.com

Los animales “mutantes” de Chernobyl: arañas “confundidas” y ranas más oscuras

La explosión nuclear más grave de la historia dejó más de 116 mil evacuados y una zona de exclusión donde casi no hay habitantes; a 35 años del accidente, la flora y la fauna refleja el impacto.

Un 26 de abril, hace 35 años, ocurría el accidente nuclear más devastador de la historia. La explosión de la central Vladímir Ilich Lenin, ubicada al norte de Ucrania, en la ciudad de Chernobyl, acababa con la vida de 31 personas, cuyas muertes eran causadas directamente por la explosión, aunque la radiación dejaría más de 100 heridos y, a largo plazo, más de un centenar de fallecimientos.

Con un pico de radiación 400 veces más alto que la bomba nuclear de Hiroshima -en Japón, en 1945- y 50 veces superior al de Fukushima -que ocurrió en 2011 en la central de la ciudad japonesa-, alrededor de 116 mil personas tuvieron que ser evacuadas. Esta cifra contemplaba una ciudad entera, es decir, a los 48.000 habitantes de la ahora fantasmagórica Pripyat, donde durante aquella noche de abril sus ciudadanos dormían sin saber que tan solo a tres kilómetros de distancia la planta empezaría a irradiar quizás lo más peligroso para el ser humano: material nuclear.

La evacuación en el área de 2590 kilómetros, mejor conocida como zona de exclusión, implicó entonces el sacrificio de los animales del lugar, lo que la serie de HBO escenifica con escalofriantes imágenes de matanzas de mascotas y otras especies más salvajes.

Lo cierto es que algunas personas dejaron Chernobyl con la esperanza de volver algún día, por lo que muchas optaron por dejar a sus perros y gatos en el lugar. Lo que no sabían era que los soldados del ejército soviético se encargarían de matar a todas las mascotas que quedaban en la zona, porque las consideraban un riesgo de transmisión radioactiva.

Sin embargo, todavía quedan entre 600 y 800 perros y gatos callejeros que deambulan por el lugar. Así lo establecieron las organizaciones Clean Futures Fund (CFF), que visitó Chernobyl para castrar y vacunar perros, y Spca International, que se dedica al rescate de animales en el mundo.

Hasta el día de hoy, entre los científicos que analizan el área se repite un debate para el que no se encontró una sola respuesta. La incógnita está en cuánto se benefician ante la falta de humanos los animales salvajes que persisten en la zona de exclusión y cuánto están sufriendo ante la contaminación que todavía sigue invadiendo al lugar.

¿Animales mutantes?
Lo que la ciencia sigue investigando y lo que genera posiciones enfrentadas entre los especialistas es si tanto los animales como las plantas que viven cerca del punto de la explosión sufrieron mutaciones en sus apariencias físicas y en sus formas de comportamiento... o si por el contrario nada ha cambiado.

Donde se creía que ya no habría ni un indicio de vida, a día de hoy habitan osos, bisontes, lobos, linces, caballos de Przewalski, y unas 200 especies de aves, entre otros animales, según establece el doctor en Biología e investigador de la zona, Germán Orizaola, en un artículo donde expone sobre la “fauna de Chernobyl 33 años después del accidente nuclear”.

[ Leer Nota completa aquí

Fuente: Lucía Fortín - Lanación.com

Cursos & Eventos

No event in the calendar
July 2018
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Curiosidades

Los 10 principales avances médicos de la Edad Media

Todavía la percepción que el ciudadano medio tiene sobre la Edad Media es la de que fueron tiempos oscuros, con multitud de calamidades, poblaciones analfabetas y un retroceso sustancial en cuanto a los avances médicos que la Antigüedad había aportado. Todo ello no son más que apriorismos que colocan en un puesto de inferioridad a los tiempos medievales respecto a otros momentos de la Historia. Sin embargo, un análisis detallado nos revela que en el Medievo surgieron muchos de los logros de la Medicina que todavía hoy están vigentes. Aquí están los 10 principales avances médicos de la Edad Media.

1. Hospitales
En el siglo IV de nuestra era el concepto de hospital, es decir, un lugar donde los pacientes podrían ser tratados por los médicos con equipamiento especializado, estaba en su embrión en algunos lugares del Imperio Romano.

Más tarde, en Occidente, los monasterios fueron los centros donde surgieron los primeros hospitales para dar servicio a los viajeros, transeúntes y pobres. Mientras, en Oriente, en el mundo árabe, los hospitales surgieron en el siglo VIII.

Leer más...

También le puede interesar...

La infección por COVID-19 en los animales

Editorial de la Asociación Argentina de Zoonosis (AAZ) – actualizado al 19 de mayo de 2020.

[ Click para ver PDF ]

SIN VETERINARIOS NO HAY UNA SALUD

Conferencia completa brindada por el M.V. Fidel Baschetto, Capítulo Fauna Silvestre SOMEVE, Profesor Adjunto de Fauna Silvestre UN Villa MaríaJefe de Departamento de la Universidad Libre del Ambiente (Municipalidad de Córdoba). Organizada por: Sociedad de Medicina Veterinaria