1897 - 2019

122º Aniversario - Trayectoria y excelencia al servicio de la profesión.

Interés general

Cómo alimentaban y herraban a los caballos de San Martín

La alimentación de los caballos del Regimiento de Granaderos era muy importante y San Martín ordenaba la ración diaria que debían tener. Consistía en 3 kg de cebada en grano, una tipa (bolsa de cuero) de paja y un real de pasto verde. Los cuarteles estaban bien provistos de fanegas de maíz, cebada, cuartilla de afrecho, paja y pasto. A los animales se los higienizaba diariamente.

Los granaderos estaban provistos de rasqueta y cepillos de cerdas fuertes. Todas estas acciones eran puntillosamente controladas y se hacían metódicamente todos los días a la misma hora. "Allí todo se manejaba por toques de cornetas, ni una voz se hacía para ninguno de estos actos? los animales estaban tan acostumbrados a esta exactitud que cuando se acercaba la hora, ellos mismos lo anunciaban, piafando, dando patadas y relinchos" así lo cuenta el doctor veterinario Gregorio Brejov. De esta manera el ganado se mantenía robusto. Por un tema de economía, solo una parte de los equinos permanecían en el cuartel, al resto se lo llevaba a una estancia en los pagos de Magdalena. Permanecían en pastoreos, bien cuidados y listos para partir, si se los necesitaba que estuviesen en dos horas en Retiro.

San Martín dijo que era imposible marchar sin las bestias herradas, so pena de quedar el ejército a pie y se ocupó para que cada compañía contara con su herrador, sus útiles y con un albéitar. La palabra proviene del árabe y este del griego compuesto de caballo y médico. Otra versión: el término hippiatrós tuvo su origen en Grecia y deriva al-bay´ar, que castellanizado en albéitar, pasó a designar al veterinario. El vaso del animal crece y se desgasta por eso es necesario frecuentemente herrarlos para su protección. En la época de los romanos se les colocaban una especie de sandalias. No se escatimaron clavos, herraduras ni limas de puntas romanas. Por entonces, el inglés Robert Jackson fue quien proveyó 7500 herraduras y 77.000 clavos. En diciembre de 1813, marcharon hacia el Perú, tres herradores que San Martín había solicitado. Eran esclavos libertos que habían comprado por 400 pesos, para el herraje de los caballos. Y fue bajo la condición que a los seis años de buen servicio, deberían quedar libres, gozando todo ese tiempo de gratificación de dos reales diarios. Para el cruce de los Andes, el herraje fue un tema importante a resolver. Se forjaron herraduras por millares. Se trabajaba día y noche en los talleres de las fábricas de armas de Buenos Aires y de Mendoza con la dirección de Fray Luis Beltrán.

El 18 de febrero de 1926, se creó la Fanfarria Militar "Alto Perú" en el Regimiento de Granaderos a Caballo. Es una organización musical que cuenta con instrumentos que se manejan con una sola mano, la izquierda se necesita para llevar las riendas de los animales. Hubo un caballo que quedó en la historia. Se llamó Chupete (1959/1992). pasó a retiro con el grado simbólico de Suboficial Principal. Después estuvo habilitado para circular libremente por el cuartel. Cuando oía los acordes de la Fanfarria que se aprestaba a partir para algún acto, salía raudamente a reunirse con la comitiva tomando su lugar de timbalero, sin jinete y lamentando que no era de la partida. Fue honorable y disciplinado como le gustaba a San Martín. En el lugar donde cayó para morir una placa lo recuerda así: "Aquí descansan los restos de? Chupete, último exponente de la raza Orloff, que prestara sus servicios en esta unidad durante 30 años interrumpidos de timbalero".

Fuente: Susana Boragno - Diario La Nación

En el ex zoo, hay un banco genético para salvar animales en extinción

El arca de Noé porteña:

Guarda 7.000 muestras de 94 especies. “En el ambiente natural todo el tiempo perdemos diversidad”, advierte el biólogo Adrián Sestelo. “Esto es una reserva, un legado”, resume.

En una sala que funcionó como quirófano, en cajas enormes que parecen heladeras y otras más chicas que recuerdan a un frigobar, en contenedores plásticos como los que Marie Kondo usa para ordenar papeles y en tanques de metal, similares a una garrafa pero rellenos con nitrógeno líquido, hay más de 7.000 muestras de 94 especies de animales.

Son pelo, sangre, cuero, pis, músculos, ovocitos y espermatozoides de yaguaretés, osos, ciervos, rinocerontes, tapires, jirafas, aguará guazú y la enumeración sigue, larga. Miles de muestras que conforman un reino animal en su versión más minúscula: células, embriones y tejidos. Y, al mismo tiempo, representan mucho más que una colección en miniatura. Son un seguro de vida. Un arca de Noé para reintroducir especies en peligro de extinción, criar ejemplares nuevos, sanar los actuales y mantener en la Argentina y el mundo la diversidad.

Screen Shot 2019 06 10 at 08.40.03


Aguará guazú

Chrysocyon brachyurus

Se lo encuentra en pastizales, pantanos, esteros o selvas de Corrientes, Santa Fe, Santiago del Estero, Córdoba, Chaco, Formosa y Misiones. Está en peligro de extensión, se estima que en el país solo quedan poco más de 600. Su población se ve afectada por la cacería, atropellamiento en rutas, mascotismo y fragmentación de su hábitat.


Mono Carayá

Alouatta caraya

En el país se distribuyen por selvas, bosques y sabanas húmedas de las provincias de Chaco, Corrientes, Formosa, Misiones y Santa Fe. Cumplen un rol vital en la regeneración de la selva. Por sus costumbres alimentarias y su manipulación del espacio, son un dispersor eficiente de las semillas de las plantas de las que se alimenta.


Yaguareté

Panthera onca

Es la especie más emblemática de la selva misionera. La conversión de su hábitat en zona de cultivo, la falta de presas disponibles para su alimentación y su caza indiscriminada lo pusieron al borde de la desaparición. Su distribución, que ocupaba más de la mitad del país, hoy está relegada a las selvas de Chaco y Misiones y las yungas de Salta.

"Por favor, garantizame el tema eléctrico", pide Adrián Sestelo a un operario, en uno de los caminos internos del Ecoparque, ahí donde sólo personal autorizado puede circular. “Me da pánico que el fin de semana haya algún problema”.

Adrián Sestelo es un científico que tiene su salud mental atada a un servicio eléctrico sin interrupciones. Por eso, dice pánico. No miedo, ni preocupación: “Pánico”. En el medio del camino, vestido con pantalón marrón, remera verde y zapatillas grises se asemeja más a un guía de safari, o a un pescador del Río Paraná, que a un biólogo experto en técnicas reproductivas. No es la apariencia, sino la obsesión de pedir “garantías eléctricas” lo que lo delata.

“Al banco de recursos genéticos lo alimenta una red eléctrica independiente. También hay un grupo electrógeno, que se activa ante un corte. Todo eso tiene que funcionar, sí o sí, no importa que estemos en obra”, explica a Clarín minutos después, mientras avanza hacia el salón que fue quirófano, donde se acumulan las muestras. Sestelo es el líder del arca. El Noé científico. Y se mueve con esa autoridad, abriendo y cerrando con llave las puertas que conducen al reservorio de material genético. Está desde el inicio, desde 1995, cuando se creó el banco. Hoy, con 45 años, lo lidera, en medio del proceso de reconvertir al ex zoo porteño y obras para agrandar su laboratorio de biotecnología reproductiva.

La electricidad es fundamental. Gran parte de las muestras -material fisiológico y genético- están almacenadas a 80 grados bajo cero, en ultra-freezers que dependen de esa energía para enfriar. Aunque lo más importante se guarda en ocho tanques con nitrógeno líquido. Están uno junto al otro, ubicados casi en el centro del ex quirófano, justo donde había una mesa de operaciones que podía soportar el peso de un león o un orangután. Por las obras, esa mesa se mudó de lugar, el banco está por el momento en esa sede provisoria y ahí los animales sólo son un proyecto congelado.

“Los tanques tienen una temperatura de 196 grados bajo cero”, describe Sestelo, mientras retira el tapón de uno de los termos y el ambiente se llena de humo blanco. “Acá hay células, tejido, espermatozoides, ovocitos, embriones, tejido testicular, tejido ovárico. Material vivo”, dice y despliega un canasto lleno de varillas con cajitas numeradas. “La técnica para incorporar estas muestras se llama criopreservación”.

Hablar de vidas animales en tubos de laboratorio, a la espera de tecnologías para sacarlas de un limbo helado, suena a ciencia ficción o a fantasía de Walt Disney, quien en realidad fue cremado. También, recuerda a Jurassic Park, aunque Adrián Sestelo no quiere traer de vuelta dinosaurios. Su interés está en la conservación de fauna silvestre y lo traduce así: “Lo que está acá -señala a los termos, los freezers, las cajas Marie Kondo- es un recurso accesible para cualquier persona del planeta. Si se mantiene en buenas condiciones, está disponible de acá a la eternidad. En el ambiente natural, todo el tiempo estamos perdiendo diversidad: el banco es una reserva y un legado”.

El criterio central es trabajar con especies que estén en peligro de extinción, en especial las autóctonas -aguará guazú, mono carayá, ciervo de los pantanos, tapir, yaguareté, entre otras-. A su vez, al tratarse hasta hace muy pocos años de un banco dentro de un zoológico y, por lo tanto, con acceso a especies exóticas, hay también material genético de animales cuyo hábitat está por fuera del país.

“Los bancos genéticos se piensan y manejan en red. Mantener en nuestro banco una muestra de rinoceronte blanco es útil porque puede servir para otro instituto que esté trabajando en otra parte del mundo para reproducirlo. De la misma manera, unas muestras de lince ibérico que tomamos en España y almacenamos en el banco sirven para preservar al yaguareté en la Argentina”.

Durante los primeros años del laboratorio, todo fue mirar a la ganadería, el ámbito más desarrollado en los ‘90 en reproducción animal. “Una muestra de semen de carnero productivo tiene que tener ciertas características: muchísima concentración, un volumen grande, muchos espermatozoides y con mucha movilidad”, dice Sestelo y sigue: “Pero al pasar esas reglas a la fauna silvestre, empezamos a ver que por ejemplo un venado de las pampas no daba una muestra igual a la que teníamos categorizada como congelable y, 25 años atrás, si no tenías esas condiciones, la congelación no era efectiva y se descartaba”.

En el laboratorio, encorvado sobre microscopios, entendió que la valoración no podía ser la misma que con ganado o caballos, el otro sector con recorrido en tecnología reproductiva. Así, empezó a descartar menos y a preservar más, afinando en el medio la congelación y descongelación de las muestras. En pocos años, pasó por todas las técnicas: fertilización in vitro, reproducción asistida, maduración de embriones y hasta clonación.

“La clonación no fue para generar un individuo en pie, sino para probar que podemos hacerlo. Las células que están acá lo permitieron, incluso las que tenían más de 10 años de congelación".

Sestelo es un defensor de los zoológicos. Cree que encerrar animales per se no tiene fundamento y que el concepto moderno de estas instituciones es otro: “Son reservorios de poblaciones sanas -en todo sentido, también genéticamente hablando- para tratar de paliar la crisis que se vive en el medio ambiente”. Está seguro de que en las ciudades la problemática ambiental no se ve y que por eso no hay tanta consciencia. Dice que los informes a nivel global están mostrando una pérdida del 70% en la diversidad de especies. Repite que es el último aviso, que algo hay que hacer.

Quizás sienta que el diluvio está ocurriendo -no como lluvia, sino en desmonte, contaminación de las aguas y calentamiento global-, y por eso se dedica a juntar y preservar material genético, a la espera de que la tecnología y la ciencia puedan, algún día, resolver el daño que el mismo hombre genera.

Fuente: MARÍA BELÉN ETCHENIQUE -  Diario Clarín

Analizaron 3 mil estudios y determinaron que casi 400 remedios y prácticas médicas no son efectivos

Investigación en EE.UU.

Entre los “señalados” hay medicamentos para afecciones cardiológicas y antidepresivos.

El médico prescribe la orden y los pacientes, confiados, van a la farmacia o gestionan el turno para el estudio clínico. Saben que puede fallar, sí, pero en general el voto de confianza le gana el nihilismo. Sin embargo, un reciente informe de investigadores de tres grandes universidades estadounidenses probó que la cifra de fármacos y prácticas médicas que incumplen la promesa con la que habían sido lanzadas al mercado es significativa: en un relevamiento de 3.000 papers dedicados a informar los resultados de ensayos de control aleatorios, hallaron que casi 400 correspondían a “reversiones”, o sea, productos objetados por su bajo o nulo nivel de eficacia.

Muchos de los “señalados” son bien conocidos: además de un importante número de remedios relacionados a enfermedades cardiovasculares (20% del total), figuran antidepresivos comunes aplicados en pacientes con enfermedades como Alzheimer, parches de terapia de reemplazo de nicotina durante el embarazo, ciertos fármacos contra el insomnio que prometían superar a sus antecesores, protectores de cadera para paliar el riesgo de fracturas, medias de compresión -hasta el muslo- para reducir el riesgo de trombosis venosa profunda tras un ACV y la administración de suplementos de vitamina A en recién nacidos, a fin de reducir los niveles de mortalidad.

Además -y estos son especialmente polémicos-, la discusión “cirugía o fisioterapia” ante casos de desgarro de menisco y osteoartritis, y las mamografías, donde la objeción no es la práctica en sí sino la frecuencia con la que las mujeres de entre 40 y 49 años deberían hacérsela.

El relevamiento, publicado en la revista científica eLife, se titula “Meta-investigación: una revisión exhaustiva de ensayos clínicos aleatorios en tres revistas médicas revela 396 revocaciones”. Sus autores son investigadores de las universidades de Chicago, la escuela de medicina de la Universidad de Maryland y la Oregon Health & Science University. Se enfocaron en tres revistas muy reconocidas (The Journal of the American Medical Association, The Lancet y The New England Journal of Medicine) y recogieron los artículos publicados durante 15 años.

En su informe las llaman “prácticas médicas de bajo valor”: aclaran que se puede deber a distintos factores; desde simplemente ser “ineficientes” hasta “costar más que otras opciones, pero sólo ofrecer una eficacia similar”. Lo cierto, advierten los expertos, es que si no sacados del mercado a tiempo, “pueden provocar daños físicos y emocionales, socavar la confianza pública en la medicina y tener un costo de oportunidad”.

En diálogo con Clarín, Gustavo Sevlever, doctor en Medicina, director de Investigación y Docencia de Fleni, se refirió al “carácter evolutivo de la medicina”: “Lo que funciona para unos puede no funcionar para otros. Lo que funciona bien en un momento, puede dejar de funcionar después. La medicina es un blanco móvil”.

¿Cómo es que un día sale a la venta un fármaco o procedimiento terapéutico y al minuto siguiente se echa para atrás? Según Sevlever, “en el caso de los medicamentos, pasan distintos ensayos clínicos que llevan adelante los laboratorios, dueños de las patentes. En la fase 1 se hacen testeos en individuos. En la fase 2, se toma un grupo más grande. En la 3, podrían ser miles de pacientes, y es ahí donde la mayoría de los medicamentos fracasa. Pero si pasan las tres fases con éxito, lo que sigue es la aprobación de la autoridad competente en medicamentos (en Argentina es la ANMAT) y la droga termina, por fin, en la farmacia”.

Pero nada es tan simple, siguió Sevlever: “Viene entonces la fase 4: cuando el medicamento sale al mercado y lo probás en la población, realmente. Entonces podría pasar que vieras que no está a la altura de su promesa. Si la idea era que reemplazara a otra droga, podría pasar que, o no fuera tan eficaz, o fuera más doloroso, o no fuera competitivo desde algún lugar. Ahí es cuando se hace una reversión médica, o sea, una objeción. Lo mismo puede pasar en el caso de una práctica clínica”.

Para Carlos Davio, director el Instituto de Investigaciones Farmacológicas (ININFA), que depende del Conicet, “hablar de un 12% de reversiones parece más o menos razonable, pero no es un número poco importante”. Coincidió con Sevlever en que “lo interesante es que hasta la aparición de Internet era imposible hacer este tipo de relevamientos”.

Davio explicó que si bien “los estudios para validar fármacos están cada vez mejor diseñados, no dejan de ser restrictivos a un grupo poblacional determinado, con el que hacés los ensayos. Y los individuos y las poblaciones no son los mismos en todas partes”.

En especial, apuntó, “la variabilidad es muy grande cuando hablamos de ‘patologías de alta necesidad clínica’, las que hoy por hoy no tienen una terapéutica clara y contundente, como es el caso del cáncer, donde tenemos tratamientos paliativos y en muy pocos casos curativos”.

Es complejo -y casi imposible- asegurar la infalibilidad de cierto tratamiento. “Por eso desde hace unos años, la llamada ‘fase 4’ cambió y se sigue haciendo farmacovigilancia de por vida… se sigue reportando y mejorando el protocolo de cada remedio”, señaló Davio.

Si bien estas alertas van en la dirección de mejorar la administración de terapias clínicas, no deja de haber fuentes del sector que por lo bajo cuestionan a ciertos laboratorios que, sabiendo que determinada droga no tendrá los efectos "magníficos" que prometía, es lanzada al mercado, a fin de evitar una millonaria pérdida de dinero...

Como explicó al sitio Eureka Alert Vinay Prasad, profesor asociado en el Instituto de Cáncer Knight y uno de los autores del artículo, “una vez que se establece una práctica ineficaz, puede ser difícil convencer a los profesionales para que abandonen su uso. Pero al intentar probar nuevos tratamientos rigurosamente antes de que se generalicen, podemos reducir el número de revocaciones en la práctica y evitar daños innecesarios a los pacientes”.

Fuente: Irene Hartmann - Diario Clarín.

DÍA MUNDIAL DE LA INOCUIDAD ALIMENTARIA

Tal como lo señala la Organización Mundial de la Salud,”no existe seguridad alimentaria sin inocuidad de los alimentos”.

En un mundo en el que la cadena de suministro de alimentos se ha vuelto más compleja, cualquier incidente adverso relativo a la inocuidad de los alimentos puede tener efectos negativos en la salud pública, el comercio y la economía mundiales. En esta cadena de producción, los médicos veterinarios tenemos un papel protagónico siendo los profesionales que contribuyen a producir animales sanos para luego poder brindar alimentos saludables.

En este sentido, en la Primera Conferencia Internacional FAO/OMS/Unión Africana sobre Inocuidad de los Alimentos, celebrada en febrero de 2019, se subrayó el papel fundamental de la inocuidad alimentaria en el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible; destacando, no sólo los cambios que se están produciendo en el clima y en los sistemas mundiales de producción y suministro de alimentos; sino también las necesidad de potenciar el papel de los consumidores suministrando información y educación.

En este contexto, los médicos veterinarios somos, en un punto, responsables de la inocuidad alimentaria; por lo que desde el Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires se está trabajando junto con otras Instituciones, como el SENASA, para establecer estrategias de intervención, que son y serán claves para un país exportador como el nuestro.

Asimismo, la seguridad e inocuidad alimentaria es un tema que el CVPBA pone en debate todos los días, este año, por ejemplo, no sólo presentó la temática en su participación en ExpoAgro enmarcando en el concepto Una Sola Salud; sino que también será el eje de la última Jornada del 1° Congreso sobre la Problemática Animal Actual.

La inocuidad de los alimentos y el acceso a alimentos saludables es un derecho y una responsabilidad de todos, porque fomenta el intercambio comercial y, principalmente, resguarda la salud de las personas.

Online

Hay 243 invitados y ningún miembro en línea

play w
CAPACITACIÓN ONLINE 
[ Educación contínua ]

Cursos & Eventos

No event in the calendar
June 2019
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

También le puede interesar...

AsArBa informa: Novedades de la WAP

This month: Moving TripAdvisor to take action for wild animals.

With World Lion Day, Elephant Day, Orangutan Day, and International Tiger Day taking place recently - the world's attention has been turned towards wildlife. These awareness days are the perfect chance to remind 'the world's largest travel site' TripAdvisor that it must do more to protect wild animals, by ending the promotion and sale of tickets to cruel wildlife attractions.

[ READ MORE HERE ]

Boletín Veterinario Federal - BVFN22

Año I N° 22 – 16 al 30 de Noviembre de 2016

[ VER EL BOLETÍN AQUÍ ]

 

El rincón de las buenas noticias

LA SIAL CHINA COMENZÓ CON DEMANDA MUY SOSTENIDA Y BUENOS PRECIOS

El primer día de la Sial China dejó en claro por qué es una de las ferias más importantes para los exportadores argentinos, con buenos precios y una demanda que crece año tras año. El Ministro de Agroindustria de la Nación visitó el stand del IPCVA y se reunió con los empresarios para informar sobre la apertura del mercado japonés para la Patagonia.

Ya no se trata sólo de garrón y brazuelo, los cortes más demandados por los importadores chinos. La Sial Shanghái 2018 que comenzó hoy dejó en claro que tanto los exportadores argentinos como los compradores de China van por más en una relación que crece año tras año en forma vertiginosa.
De hecho, cuando a media mañana llegó al stand el Ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, las 27 empresas que acompañan al Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) ya trabajaban a destajo en medio de una multitud de importadores orientales que inundaban los pasillos.
Mario Ravettino, Vicepresidente del IPCVA, recibió a Etchevehere (acompañado por una comitiva público-privada), y al embajador argentino en China, Diego Guelar, y les explicó el funcionamiento del Pabellón Argentine Beef, con boxes individuales para empresas, un salón de reuniones, dos front desk, y un restaurante de treinta mesas en el que en el primer día se sirvieron más de 100 kilos de bife ancho a la parrilla.

Nuevas demandas, buenos precios

“Es una feria que ya está al mismo nivel que la Sial de París o Anuga”, dijo Ravettino que, a la vez, destacó que los compradores chinos se van sofisticando y comienzan a demandar otros productos y cortes de alto valor.
De hecho, algunos empresarios comentaban en los pasillos que ya venden cortes finos a precios similares a los de la cuota Hilton, aunque aún en pequeñas cantidades.
“A eso estamos apostando desde el Instituto”, agregó Raettino. “Y ya estamos trabajando fuertemente para que nuestra carne comience a ser reconocida también en Oriente como una de las mejores del mundo”.
En cuanto a los precios de la primera jornada, se registraron operaciones que rondaron los 5.300 dólares para el garrón y el brazuelo, 5.200 para algunos cortes de la rueda, 4.300 para el asado, 4.400 para la vaca compensada en cortes, y 3.900 a 4.000 para la vaca en manta (todo congelado y sin hueso).

Buenas noticias

“Venimos con buenas noticias desde Japón”, aseguró por Etchevehere, quien informó personalmente a los empresarios sobre a apertura de la Patagonia como paso previo y necesario a la apertura del resto del país. Además, el Ministro felicitó a los exportadores y aseguró que el gobierno va a seguir trabajando para el crecimiento de la cadena a través de la apertura de nuevos mercados, la consolidación de los existentes y la desburocratización del Estado.
Además, el Ministro y los empresarios mantuvieron reuniones con empresas locales de logística y referentes del gigante informático Alí Babá.
Durante la primera jornada de la muestra, el stand del IPCVA también recibió la visita del Comisario de Agricultura de la Unión Europea, Phil Hogan.

Lo que viene

El jueves 17 de mayo, en el Pabellón del Argentine Beef se presentarán los resultados preliminares del estudio de mercado que encargó el IPCVA a la empresa local Agribusiness (en China y Hong Kong) y los lineamientos de algunas acciones de marketing para los próximos meses. Además, el influencer KOL Fanfan, con millones de seguidores en redes sociales, cocinará platos típicos de la gastronomía china con carne argentina (Bifengtang beef y Hangjiao Beef).
En resumen, la primera jornada de la Sial 2018 concluyó con mucho optimismo por parte de los exportadores quienes ante la demanda ya comienzan a pensar en la participación en la nueva mega feria que va a organizar en noviembre de este año el gobierno chino (Shanghái Impo-Export) con más de 50.000 metros cuadrados de pabellones.

FUENTE: IPCVA