1897 - 2019

122º Aniversario - Trayectoria y excelencia al servicio de la profesión.

Interés general

Las ovejas, los pumas y el cambio climático

El cambio climático hace estragos en la extensa meseta patagónica. Con mayores temperaturas y pocas lluvias, la primera napa de agua del suelo se secó, los pastos no crecen, y las ovejas mueren por falta de comida o porque las cazan los pumas y los zorros colorados.

Más al sur, en Tierra del Fuego, las ovejas son presa fácil de los perros cimarrones.

La presencia de estos predadores, que muchos tomaban como parte de una leyenda, está ocasionando pérdidas de unos $ 100 millones por año, de acuerdo al ministerio de Producción de Chubut.

Pero el problema cobra otra dimensión con campos abandonados y productores que se reconvirtieron en los pueblos en emprendedores del negocio del turismo.

O provincias que dejan de lado la ganadería, para dedicarse a la pesca, la minería o al negocio petrolero. Sólo en Santa Cruz se calculan 9 millones de hectáreas abandonadas sobre 22 millones de hectáreas destinadas a la ganadería. Otro tanto ocurre en Chubut.

"Los felinos están apareciendo en las zonas cordilleranas donde la actividad es importante", dice Roberto Hughes, productor de Esquel, que reclama una política inteligente de control.

Todo sucede justo cuando la lana de la oveja es australiana, que es la más fina de todas, cotiza entre 6 y 9 dólares el kilo, un precio ideal para este sector que exporta principalmente a China y Europa.

Precisamente, Beijing acapara el 60% de la lana del mundo que luego industrializa. China nos compra la lana sucia sin peinar.

Pero la otra mitad de las exportaciones es lana lavada y peinada que se paga mucho más.

La provincia de Santa Cruz tiene ovejas merino australiana, de fibra muy delegada, y también las de raza corriedale que cuentan con una fibra más gruesa y cuya cotización es la mitad de la merino.

Esas fibras más gruesas son demandadas para las alfombras de lana.

Pero año a año baja el stock de ovejas que además debe competir por el pasto contra un animal más grande como el guanaco.

Preste atención: si en el año 2000 había unos 450.000 guanacos en la Patagonia, el número saltó a los 2 millones actuales. Esta súper población impulsó un plan especial por parte del INTA, algo difícil de replicar con el puma los zorros o los perros porque la política de control de especies corresponde a las provincias.

Existen provincias como Río Negro que perdieron el 60% de su stock ovino. Aunque en este caso la culpa la tienen las cenizas volcánicas del cordón Gaulle-Puyehue que erupcionó al otro lado de la Cordillera, en territorio chileno. Por los vientos, esas cenizas afectaron en junio de 2011 a gran parte de la región andina argentina.

De acuerdo con Carlos Epper, CEO de a Asociación de Criadores de Merino, la Patagonia llegó a contabilizar 80 millones de ovejas. En 2019 no llegan a 12 millones. Eran 14,5 millones en 2003. Así las cosas, el país no tiene stock suficiente y puede perderse una oportunidad única. La lana representa el 3% de la fibra textil que se utiliza en el globo, por lo que tendría mucho margen para crecer en participación ante consumidores cada día más amigos de las fibras naturales.

Miguel O’Byrne, presidente de la Federación de Instituciones Agropecuarias de Santa Cruz, recuerda que los ovinos se introdujeron hace 100 años en el país y eran la base de nuestra economía.

Según sus propios cálculos quedan apenas 2,4 millones de ovejas en Santa Cruz, unas 400.000 en Chubut, 1,4 millones en Río Negro, 250.000 en Neuquén y 300.000 en Tierra del Fuego. “No están en la agenda”, lamenta.

Fuente: Silvia Naishtat - Diario Clarín.

Porcinos: sanidad y alimentación, dos ejes claves para exportar más

Dos técnicos de la firma Provimi analizan la coyuntura del negocio porcino en la Argentina y a nivel mundial.

La peste porcina africana (ASF, por sus siglas en inglés) está mermando la industria porcina de China, que es la más grande del mundo. El virus es inofensivo para los humanos pero mortal para los cerdos: hasta ahora no existe una cura ni una vacuna para contrarrestarlo.

Esta epidemia está causando un fuerte impacto económico, pues China es el mayor consumidor de carne de cerdo del mundo: se esperan pérdidas de producción de carne de cerdo del 25% al 35% este año, lo que abre la posibilidad de nuevos desafíos y oportunidades para la Argentina en cuanto a la exportación de proteína animal con los estándares de calidad y seguridad que implica.

“Sin lugar a dudas, es una oportunidad tanto para la carne porcina como para la bovina, pues el impacto de esta epidemia ha incrementado mucho los precios de la carne en China”, señaló Luciano Palestro, coordinador Técnico Swine de la firma Provimi.

En este sentido, resaltó que en el mundo actual globalizado estos riesgos sanitarios van a ser mucho más frecuentes, pues el tránsito de bienes, mercaderías y personas viene creciendo de forma exponencial en las últimas décadas. “Para esta enfermedad, como para otras, Argentina es libre, porque ha logrado la erradicación de la peste porcina clásica y las enfermedades exóticas como la peste porcina africana o el PRRS. Esto nos da una enorme oportunidad sanitaria con bajos costos de producción y con acceso a mercados de alta exigencia”, indicó.

“Es una obligación y una alta responsabilidad mantener este status para todas las personas y empresas que participamos de esta cadena de valor. Sin duda, que el apoyo y la coordinación de los entes estatales como INTA o SENASA cumplen un rol fundamental para lograrlo”, agregó.

Asimismo, Guillermo Cáceres, Swine Business Manager de la misma firma, sostuvo que la peste porcina africana es una oportunidad para desarrollar el mercado exportador, que viene creciendo en el último año y con proyección a tener más impacto económico en el mediano plazo.

“Abrir un nuevo mercado es muy bueno. En realidad, el consumo de carne porcina local no se retrajo en particular: por precio es una alternativa para el consumidor interno; tenemos precios sostenidos y una buena demanda de productos”, indicó.

En este sentido, destacó que “aún nuestro país importa unas 2.800 toneladas promedio mensuales de carne porcina, para ser principalmente industrializada. Es probable que se exporte más, sobre todo si los precios son buenos, y se importe más por parte de la industria”.

Por último, Palestro hizo referencia a que este contexto en China haría caer las exportaciones de granos y derivados.

“En el corto plazo va a tener su impacto, pues hoy nuestro modelo agroexportador con poco o ningún valor agregado representa una porción muy grande de las divisas que el país necesita. Pero a mediano y largo plazo, es una enorme oportunidad para transformar tanto a la Argentina como a la región en un proveedor de proteína animal de alta calidad para el mundo, lo que nos va a permitir agregar valor a las materias primas y exportar productos de mayor valor agregado”, manifestó.

“Estamos en una región del mundo donde esto es posible, pues tenemos un alto status sanitario; contamos con las últimas herramientas y novedades tecnológicas en nutrición, genética y especialización profesional. Podemos producir los insumos con un excelente costo y los agricultores cuentan con altos recursos tecnológicos para hacerlo. Además hay grandes reservas de agua potable, lo que nos da amplias ventajas competitivas para generar una ganadería rentable y, por sobre todas las cosas, sustentable con el medio ambiente”, cerró.

Fuente: Ganadería Diario Clarín.

El sector porcino, en pleno auge.

crecieron la producción, el consumo y las exportaciones
La actividad transita un 2019 muy favorable que entusiasma a toda la cadena. Y esperan que siga el progreso cuando comiencen los negocios con China.

El sector porcino está muy entusiasmo por el presente que les toca vivir. Es que en los primeros mes del año las cifras que difundió la Secretaría de Agroindustria son más que prometedoras: crecieron otra vez la faena de animales, el consumo de carne por habitante en Argentina y las exportaciones.

Y en esta última línea, sin dudas, la frutilla del postre fue el anuncio del propio presidente Mauricio Macri sobre la apertura del mercado chino a los cortes de cerdos argentinos a fines de abril, en un contexto donde el gigante asiático, principal consumidor de este tipo de carne, tuvo que sacrificar parte de su stock de madres producto de la Peste Porcina Africana (PPA) y urge de la importación de esta proteína animal.

Pero vayamos por parte. En primer lugar, según los últimos datos actualizados de la Secretaria de Agroindustria, cabe resaltar el alza en la faena de cerdos entre enero/abril de 2019.

Fue de un 3%, alcanzando 2,2 millones de animales faenados. El gran salto fue durante el mes de febrero, que tuvo una suba de 5,2% interanual.

Para contextualizar, durante el año anterior la faena total de animales porcinos había sido de 6,7 millones.

En consecuencia, la producción de carne (res con hueso) trepó 5% en los primeros 4 meses del año, con 201 mil toneladas. Y para recordar, en total, en 2018 se habían producido 620 mil toneladas, 10% más que el 2017 .

En este sentido, este crecimiento en la faena y en la producción fue traccionado por la mejora tanto del consumo interno como de las exportaciones de la carne porcina.

En relación al mercado doméstico, el consumo de carne de cerdo per cápita volvió a crecer este año. Ya en 2018 había subido 8% y en el primer cuatrimestre de 2019 tuvo un aumento de 1% interanual y llegó a 14,37 kilos. Esto es un alza muy importante si se compara con los 6 kilos que se consumían 15 años atrás.

De los datos oficiales se desprende que creció el consumo principalmente en enero y febrero de este año, 3.83% y 5,4% interanual, respectivamente, y en marzo y abril, hubo un retroceso.

Esto se debe al fuerte aumento que tuvo el precio de la carne vacuna en el primer bimestre que hicieron modificar la dieta de los argentinos. “El que pone el techo a la carne porcina es la vacuna. Cuando esta última sube de valor, el consumidor busca alternativas”, sintetizó Lisandro Culasso, presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP).

Y por el otro lado, el gran salto del sector se dio en las exportaciones, ya que en los primeros cuatro meses del corriente ciclo se enviaron al exterior 7.586 toneladas, esto significa un auge de 53% en referencia al mismo ciclo del año previo. Abril fue el mes que más creció, con casi un 70% interanual, alcanzando las 2.217 toneladas embarcadas.

Ya en 2018, se habían exportado 23.192 toneladas en total, marcando un crecimiento de 59% versus el 2017.

En este segmento, un referente que viene sobresaliendo es Argenpork, el primer Consorcio de Exportación de Carne de Cerdo de Argentina que fue creado en octubre de 2015. En un primer momento, era integrada por 12 empresas del sector, sin embargo, actualmente ese número ascendió a 18. Desde sus comienzos, las exportaciones del Consorcio vienen en franco ascenso. En 2017 enviaron al exterior 871 toneladas. Luego, al año siguiente, embarcaron casi 5.000 toneladas y en este ciclo, hasta abril habían exportado 3.900 toneladas y aspiran alcanzar las 9.000 toneladas al finalizar este año.

Su principal mercado es Rusia, que absorbe el 95%.Por detrás, se encuentran Honk Kong y África.

En este contexto de viento a favor para la actividad, la apertura del mercado chino para la carne de cerdo argentina es clave.

Porque se da en un momento que el país asiático sufre un importante ataque de “peste porcina” (no existe una cura ni una vacuna para contrarrestarlo) lo que provocó una reducción muy importante del stock de cerdos.

Según describió el analista internacional Jorge Castro en sus columnas de Clarín Rural, “se han perdido hasta ahora 91 millones de madres y si, como es altamente probable, el número de pérdidas en este sector de la ganadería crecería 30% a 50% en el segundo semestre de este año. El derrumbe del stock porcino de la República Popular, de 374 millones de cabezas menos, podría duplicarse, o quizás más”.

El consumo per cápita de China llegó a los 56 kilos en 2018 lo que marcó al país asiático como el primer consumidor de cerdo a nivel mundial.

En esta primera instancia Argentina y China aprobaron el protocolo para los cortes de carne pero no para los subproductos, que según explicó Culasso, es lo que el sector pretendía ya que China es el principal consumidor de patitas, orejas y cabezas, entre otros.

“Es una negociación que hay que retomar. No salió por políticas chinas pero en una segunda instancia de negociación lo vamos a conversar. Además, es el momento porque la demanda insatisfecha es inmensa, no tienen posibilidad de suplir el déficit de esta carne”, agregó el titular de la asociación que agrupa a la cadena de valor del cerdo.

En este sentido, destacó que España y Dinamarca, dos de los mayores productores de cerdos, realizan un mejor negocio exportando en su mayoría subproductos en lugar de cortes. Así, a éstos los consumen internamente y envían al exterior las patitas, sobre todo, mejorando la integración de la res.

En comparación, Argentina exporta hacia Rusia, el principal comprador, media res o la media res cortada en tres.

Para destacar el empuje exportador argentino, recientemente, por primera vez un grupo de representantes del sector, con la Asociación Argentina de Productores Porcinos y el Consorcio Argenpork a la cabeza, estuvo este año en la Sial de China (principal feria alimenticia) promocionando la carne porcina.

Así las cosas, Culasso relató ante este momento favorable que se prevén inversiones de las empresas para ampliar el stock de madres y poder producir más carne.

Y agregó que ya se reunieron con funcionarios nacionales para aprovechar esta situación con pedidos puntuales: financiamiento más accesible de lo que hay en el mercado y devolución anticipada de IVA.

Fuente: Esteban Fuentes - Diario Clarín

Cerdos “Aún hay mucho margen para el crecimiento del consumo interno”

“Con la mejora genética y el perfeccionamiento del manejo se logra mayor cantidad de lechones logrados que años anteriores, lo que hace que la capacidad instalada en los engordes sea insuficiente”. Lo que menciona Bernardo Llorente es lo que se llama un lindo problema. La empresa familiar cordobesa Llorente Hnos, que transforma todos los granos que produce en leche y en carne bovina y porcina, está obligada a seguir apostando para estar a la altura de su crecimiento, una situación que refleja la realidad de la producción de carne porcina en la Argentina. Por eso están analizando la construcción de algún galpón más de engorde para albergar la cantidad creciente de lechones logrados en la cría.

Respecto al plano sanitario, fundamental en cualquier proyecto de crecimiento, Llorente destaca que la empresa realizó una importante reducción del uso de antibióticos, algo que, a tono con la demanda de los mercados, persigue todo el sector. “Seguimos avanzando en disminuirlos aún más, proceso largo que se hace logrando mayor inmunidad en la granja”, explica, y asegura que la tecnología de los criaderos locales es “de punta” y que “está al mejor nivel mundial”.

“El desafío continuo en esta actividad es la disminución de costos, ya que somos tomadores de precio. Estamos trabajando en forma importante en la conversión de kilos de alimento en kilos de cerdo producido. Un buen índice en cierta forma nos protege de la volatilidad de los granos, o por lo menos nos asegura una buena competitividad”, remarca.

Respecto al panorama del mercado porcino global, marcado por la crisis sanitaria en China, Llorente dice que con el gigante asiático se abre un mercado más que permite la diversificación de los destinos, pero que sobre todo cumple un rol de apuntalador de los precios internacionales. Igualmente, a mediano y largo plazo el empresario encuentra suficientes incentivos en la plaza local. “Aún hay mucho margen para el crecimiento del consumo interno. El cerdo puede reemplazar todo lo que la carne vacuna no vuelque al mercado interno por su mayor demanda y valor en el mercado externo. En otros países la relación carne de cerdo /carne vacuna es mucho mayor. Acá podría llegarse a índices más parecidos al promedio mundial”, asegura.

Fuente: Lucas Villamil - Diario Clarín

Prevención del carbunclo

Con la presentación en marzo pasado de dos focos de Carbunclo bacteriano en Carlos Casares, se recomienda tomar los recaudos necesarios ante la presentación de muertes súbitas en bovinos.

La enfermedad es causada por una bacteria, el Bacillus anthracis, que produce alta mortalidad en los rumiantes y se transmite de los animales al hombre. Esta bacteria origina toxinas sumamente potentes que son responsables de los efectos debilitantes, causando una alta tasa de mortalidad.

Aunque la mayor parte de mamíferos son sensibles, es una enfermedad típica de los rumiantes y del hombre. Los carnívoros pueden adquirir la infección si consumen la carne de un animal infectado.

El carbunclo bacteridiano no se transmite por lo general entre animales ni entre personas. En contacto con el oxígeno, la bacteria produce esporas sumamente resistentes que sobreviven durante años en el suelo, la lana o el pelo de los animales infectados.

Las esporas pueden penetrar en el cuerpo de un animal por ingestión, inhalación o a través de heridas en la piel, allí germinan y causan la enfermedad. Como la sangre de los animales infectados no siempre se coagula, el animal puede sangrar a través de los orificios corporales y los insectos pueden transmitir la bacteria a otros animales.

La infección de los animales se produce, en general, por la ingestión de esporas que se encuentran en el suelo o en los pastos, contribuyendo al mantenimiento de las esporas los suelos bajos alcalinos e impermeables. Las lluvias abundantes y temperaturas cálidas favorecen la presentación de los casos.

Contagio
El hombre se contagia cuando se manipulan animales enfermos o sus restos. Existen tres formas: al consumir carne de animales enfermos, carbunclo digestivo, al inhalar esporos dispersos en el medio ambiente carbunclo respiratorio o por penetración de estos a través de heridas en la piel, picaduras de tábanos, carbunclo dérmico o grano malo.

El período de incubación en bovinos es de 20 días y no existe evidencia científica de que los animales transmitan esta enfermedad antes de la aparición de los primeros signos clínicos y patológicos de la misma.

Es frecuente encontrar rumiantes muertos sin que se haya presentado ningún signo de enfermedad. En esta forma aguda de la enfermedad puede haber fiebre alta, temblores musculares y dificultad para respirar justo antes del colapso y muerte del animal. La sangre sin coagular puede exudar por los orificios corporales y no siempre se observa la rigidez post mortem.

Los caballos, o en ocasiones los rumiantes, pueden presentar trastornos digestivos, cólico, fiebre, depresión y a veces hinchazón. Estos síntomas pueden durar cuatro días hasta conducir a la muerte.

El carbunclo bacteridiano se diagnostica con un examen de sangre o de otros tejidos como bazo para detectar la presencia de la bacteria. Para tomar muestras se procederá con mucho cuidado a fin de evitar la contaminación del medio y de prevenir la exposición del hombre a la bacteria.

Las muestras de sangre de cadáveres relativamente frescos contienen un gran número de B.anthracis, observables al microscopio, que se pueden cultivar y aislar en el laboratorio. Ante la sospecha se recomienda extraer sangre de la vena yugular y un hueso largo sin la necesidad de abrir el cadáver.

Prevención
Debido a que los esporos son la forma de resistencia de la bacteria en el ambiente, donde puede sobrevivir por más de 50 años, la vacunación anual del ganado es la medida más eficaz para su control. Como medida preventiva debe usarse guantes para las tareas de campo y no compartir los cuchillos que se emplean para los trabajos con los de la vivienda. Se recomienda no manipular animales con signos de estar enfermos o muertos.
Es esencial eliminar de modo adecuado los animales muertos, el cadáver no debe ser abierto ya que la exposición al oxígeno permitirá que se formen las esporas.
Los establecimientos en que se manifieste la enfermedad se pondrán en cuarentena hasta que se haya vacunado la totalidad de los animales sensibles y eliminado todos los cadáveres, de preferencia por entierro a profundidad con cal viva (OIE).
También se puede utilizar el tapado controlado con cubierta plástica y la aspersión con Formol al 5% durante 240 / 260 días (Manual de procedimiento de la Dirección Provincial de Ganadería del exMinisterio de Asuntos Agrarios). La limpieza y la desinfección son tan importantes como el control de insectos y roedores.
Aunque la terapia con antibiótico sea bastante eficaz contra el carbunclo bacteridiano, el curso clínico suele ser tan rápido que a veces no es posible tratar a los animales afectados. La detección oportuna de los focos, la puesta en cuarentena de los establecimientos afectados, la destrucción de los animales enfermos y fómites, y la implementación de procedimientos sanitarios adecuados garantizan el control de la enfermedad.
El autor es director del Laboratorio 9 de Julio (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Fuente: Julio César Caione - Diario La Nación

Online

Hay 212 invitados y ningún miembro en línea

play w
CAPACITACIÓN ONLINE 
[ Educación contínua ]

Cursos & Eventos

No event in the calendar
May 2018
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

También le puede interesar...

AsArBa informa: Novedades de la WAP

This month: Moving TripAdvisor to take action for wild animals.

With World Lion Day, Elephant Day, Orangutan Day, and International Tiger Day taking place recently - the world's attention has been turned towards wildlife. These awareness days are the perfect chance to remind 'the world's largest travel site' TripAdvisor that it must do more to protect wild animals, by ending the promotion and sale of tickets to cruel wildlife attractions.

[ READ MORE HERE ]

Boletín Veterinario Federal - BVFN22

Año I N° 22 – 16 al 30 de Noviembre de 2016

[ VER EL BOLETÍN AQUÍ ]

 

El rincón de las buenas noticias

LA SIAL CHINA COMENZÓ CON DEMANDA MUY SOSTENIDA Y BUENOS PRECIOS

El primer día de la Sial China dejó en claro por qué es una de las ferias más importantes para los exportadores argentinos, con buenos precios y una demanda que crece año tras año. El Ministro de Agroindustria de la Nación visitó el stand del IPCVA y se reunió con los empresarios para informar sobre la apertura del mercado japonés para la Patagonia.

Ya no se trata sólo de garrón y brazuelo, los cortes más demandados por los importadores chinos. La Sial Shanghái 2018 que comenzó hoy dejó en claro que tanto los exportadores argentinos como los compradores de China van por más en una relación que crece año tras año en forma vertiginosa.
De hecho, cuando a media mañana llegó al stand el Ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, las 27 empresas que acompañan al Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) ya trabajaban a destajo en medio de una multitud de importadores orientales que inundaban los pasillos.
Mario Ravettino, Vicepresidente del IPCVA, recibió a Etchevehere (acompañado por una comitiva público-privada), y al embajador argentino en China, Diego Guelar, y les explicó el funcionamiento del Pabellón Argentine Beef, con boxes individuales para empresas, un salón de reuniones, dos front desk, y un restaurante de treinta mesas en el que en el primer día se sirvieron más de 100 kilos de bife ancho a la parrilla.

Nuevas demandas, buenos precios

“Es una feria que ya está al mismo nivel que la Sial de París o Anuga”, dijo Ravettino que, a la vez, destacó que los compradores chinos se van sofisticando y comienzan a demandar otros productos y cortes de alto valor.
De hecho, algunos empresarios comentaban en los pasillos que ya venden cortes finos a precios similares a los de la cuota Hilton, aunque aún en pequeñas cantidades.
“A eso estamos apostando desde el Instituto”, agregó Raettino. “Y ya estamos trabajando fuertemente para que nuestra carne comience a ser reconocida también en Oriente como una de las mejores del mundo”.
En cuanto a los precios de la primera jornada, se registraron operaciones que rondaron los 5.300 dólares para el garrón y el brazuelo, 5.200 para algunos cortes de la rueda, 4.300 para el asado, 4.400 para la vaca compensada en cortes, y 3.900 a 4.000 para la vaca en manta (todo congelado y sin hueso).

Buenas noticias

“Venimos con buenas noticias desde Japón”, aseguró por Etchevehere, quien informó personalmente a los empresarios sobre a apertura de la Patagonia como paso previo y necesario a la apertura del resto del país. Además, el Ministro felicitó a los exportadores y aseguró que el gobierno va a seguir trabajando para el crecimiento de la cadena a través de la apertura de nuevos mercados, la consolidación de los existentes y la desburocratización del Estado.
Además, el Ministro y los empresarios mantuvieron reuniones con empresas locales de logística y referentes del gigante informático Alí Babá.
Durante la primera jornada de la muestra, el stand del IPCVA también recibió la visita del Comisario de Agricultura de la Unión Europea, Phil Hogan.

Lo que viene

El jueves 17 de mayo, en el Pabellón del Argentine Beef se presentarán los resultados preliminares del estudio de mercado que encargó el IPCVA a la empresa local Agribusiness (en China y Hong Kong) y los lineamientos de algunas acciones de marketing para los próximos meses. Además, el influencer KOL Fanfan, con millones de seguidores en redes sociales, cocinará platos típicos de la gastronomía china con carne argentina (Bifengtang beef y Hangjiao Beef).
En resumen, la primera jornada de la Sial 2018 concluyó con mucho optimismo por parte de los exportadores quienes ante la demanda ya comienzan a pensar en la participación en la nueva mega feria que va a organizar en noviembre de este año el gobierno chino (Shanghái Impo-Export) con más de 50.000 metros cuadrados de pabellones.

FUENTE: IPCVA